Home Cultura La burbuja sonora de Chiki Lora
Cultura - 15.05.2019

La burbuja sonora de Chiki Lora

El ex Canteca de Macao presenta ‘Ura’, un disco con referencias flamencas pero con tintes de la salsa de Willie Colón y Héctor Lavoe

Chiki Lora escucha poca música últimamente. El guitarrista y cantante madrileño —aunque nacido en Málaga en 1982—, lleva casi un año residiendo en la localidad vasca de Amurrio, la tierra de su mujer y sus dos hijos. Allí se dedicó a componer su segundo disco solista —tras culminar una etapa de 15 años al frente del grupo Canteca de Macao—, al que decidió llamar Ura, “agua” en euskera, en homenaje a la lengua materna de su familia. El álbum fue publicado a finales de marzo de este año, y este 15 de mayo lo presenta en directo en Matadero Madrid, como parte del cartel de Plaza Sonora.

“Sé que vivo en una especie de burbuja”, admite Lora. Sus responsabilidades para con sus hijos, de uno y tres años, no le dejan tiempo de empaparse de la música nueva y los géneros de moda, de los que se declara desconocedor. Esto, que parecería un hándicap para cualquier autor que busque mantenerse vigente, el ex Canteca de Macao lo afronta aferrándose a su instrumento y sus maestros. “Hay que seguir innovando, coger la guitarra y volver a estudiar clásicos. El que estudia música es más fuerte y moderno a la hora de componer”, afirma.

Ura es la prueba de sus convicciones. Después de Sumando (2016), su ópera prima en solitario, que surgió de su impulso por publicar un disco propio y darle salida a todas las ideas acumuladas hasta ese momento, en esta segunda entrega se ha propuesto “darle una vuelta de tuerca al sonido para encontrar una identidad propia”. Fiel a su esencia ecléctica, Lora recorre en este álbum géneros como el flamenco, la salsa, el funk e, incluso, el reggae y el rap. Así que para darle consistencia ha decidido, junto a su amigo y coproductor Juanito Makandé, reunir a los mismos músicos. «Para todos los temas, sin cambiar de instrumentación y haciendo que todos toquen con su estilo para conseguir esa sonoridad”.

Es por eso que las canciones de Ura llevan el brillo de la trompeta, el fliscorno y el trombón, ya que además de aportar unidad al disco, también son los instrumentos que el músico madrileño asocia a la salsa, especialmente el último de ellos. “El trombón da mucha profundidad, graves y energía; junto a la trompeta, todo lo que son arreglos de salsa, suena antiguo, y a mí eso me gusta, porque suena potente”. A pesar de su gran pasión por el flamenco, al que le guarda el suficiente respeto como para considerarse a sí mismo un instrumentista de este género, a la hora de tocar la guitarra siempre tiene en mente a referencias de la salsa, como Willie Colón, Héctor Lavoe o Fania All-Stars.

Al final, todo el universo musical de Chiki Lora se resume a lo que él mismo se considera capaz de hacer con su guitarra y su voz, a tal grado que descarta cualquier cosa que escape a este binomio. “Yo, si no puedo tocar el tema entero con mi guitarra y mi voz, no lo toco. Me parece fundamental que un artista pueda defender su obra de principio a fin”. Su búsqueda, por lo tanto, siempre gira en torno a encontrar un equilibrio entre la música y la letra, o de lo contrario argumenta que un artista “cojea”. Es por eso que en su segundo disco le canta a los mentirosos y los cotillas, pero también a sus hijos y su pareja. Después de todo, esas son las situaciones que atraviesa ahora mismo en su vida y de las que se aprovecha para sacar partida. “A mí, mi burbuja me hace evolucionar”, manifiesta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Check Also

Sanfermines, entre la seguridad y la emoción

Corredores de los encierros piden cambios a la organización para evitar que el acto princi…