Home Cultura Pilar Jurado: “Es más difícil ser presidenta de la SGAE que del Gobierno”
Cultura - 16.06.2019

Pilar Jurado: “Es más difícil ser presidenta de la SGAE que del Gobierno”

La soprano y directora de orquesta dice que intentar templar gaitas entre los autores es el reto más exigente de su carrera. El día 24 se juega su futuro en la institución

Con permiso de Ada Colau hasta ayer mismo, puede que Pilar Jurado sea hoy la mujer más presionada de España. Elegida presidenta de la Sociedad General de Autores hace tres meses tras una moción de censura que desbancó al gaitero Hevia tras otros tantos en el cargo, la soprano y directora de orquesta se enfrenta a la petición de dimisión por parte de algunos miembros de la SGAE, incluidos algunos de su propia candidatura. Los peliagudos motivos —la expulsión de la sociedad española por parte de la sociedad internacional de derechos de autor, y la posible intervención de la misma por parte del Ministerio de Cultura— están en las páginas de Cultura de los periódicos. Ella misma admite que la institución está en un “momento crítico”, pero confía en sacar adelante los nuevos estatutos el próximo día 24. Hasta entonces está en campaña. Nos recibe toda rizos rojos, labios rojos y piel blanca bajo la atenta mirada de Don Ruperto Chapí, fundador de la institución, que observa circunspecto la escena desde un retrato en su magnífico despacho.

¿Pelirroja natural?

Morenísima con un tinte maravilloso. A veces voy de rubia, otras, de morena, pero siempre vuelvo al rojo. Mi peluquero dice que soy pelirroja por dentro.

¿Cuánto le dicen que se da un aire a la otra Jurado, Rocío?

Bastante. Y el caso es que de cerca no nos parecemos tanto, pero igual sí compartimos esa energía maravillosa que te hace sentir especial en un escenario.

A ella la llaman “ la más grande”. ¿Hay vara de medir voces?

Yo tengo más octavas y otro repertorio, pero la calidad de una voz no se mide solo por la tesitura, sino por la emoción que provoca, y a mí me encanta emocionar. Rocío me parecía fantástica, ojalá yo pueda ser igual de grande.

¿Hay que ser muy diva para ser soprano?

El ser diva es algo que ven los demás en ti, no tú, entonces, donde más diva soy es en el escenario. No me he sentido diva nunca, pero sí ha habido momentos en que me he sentido muy cerca de la divinidad. Recuerdo algún Casta diva de erizarme toda, o componiendo, cuando te gusta lo que ha salido y crees que todo el universo ha participado de ese proceso.

¿Es más difícil ser presidenta de la SGAE o del Gobierno?

De la SGAE. Te digo yo que sí, te lo juro, estoy convencida.

Van a tres presidentes por año. ¿Qué necesidad tenía de meterse en este avispero?

Necesidad, ninguna. Responsabilidad, toda. Cuando tienes la oportunidad de estar donde se pueden cambiar las cosas y no la aceptas, te conviertes en responsable del problema porque podías haber sido la solución.

¿En esta casa vuelan notas y letras o solo puñales a secas?

Volar, volar, no he visto nada, pero lo que sí que he visto son muchos papeles, partituras y ganas de trabajar para que nos sintamos orgullosos de ella.

¿Qué heroína de ópera lo haría bien como presidenta?

Haría falta el liderazgo de Norma, la valentía de Violeta, la astucia y el ingenio de Rosina y la convicción de Giovanna de Arco. Pero la exigencia es tanta que ni todas ellas juntas serían la presidenta perfecta, así te lo digo.

¿Y en qué ópera cantaría?

En la mía, Una página en blanco, porque el futuro de la SGAE está por escribir y tengo muchas ganas de hacerlo yo.

¿Qué quemará la noche de San Juan si gana en la Asamblea?

Las mentiras y lo que son capaces de hacer quienes anteponen sus propios intereses a los colectivos.

¿Se siente insultada cuando algunos políticos acusan a los artistas de vivir subvencionados?

Dudo, para empezar, de que nadie sea capaz de currar más de lo que he currado yo en mi vida. Me produce mucha pena, porque demuestra que nuestros políticos no tienen el nivel. A uno alemán no se le ocurriría tirar contra la gente que hace cultura porque es consciente de que es el mayor bien que le define como país.

¿Qué canta en la ducha?

Lo primero que se me ocurra. Tengo mucho repertorio.

¿Y qué baila una soprano?

Me encanta la salsa. Soy muy bailona, se me van los pies.

Tiene pinta de no haber roto un plato en su vida, pero ¿cuántos vasos ha cascado cantando?

Solo se rompe, por la vibración, el cristal muy bueno, el Duralex,no. Y el de Bohemia procuro tenerlo lejos cuando canto.

Hemos quedado en que era pelirroja por dentro. ¿Los labios rojos son por ir a juego?

Antes lo usaba poquísimo, pero, desde que estoy en la SGAE, me pinto los labios rojos cada mañana y me vengo arriba para encarar lo que venga. Aquí hace falta toda la artillería.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Check Also

Sanfermines, entre la seguridad y la emoción

Corredores de los encierros piden cambios a la organización para evitar que el acto princi…