Home Politica El PP busca un “Cataluña suma” con Ciudadanos para aglutinar el voto
Politica - 15.07.2019

El PP busca un “Cataluña suma” con Ciudadanos para aglutinar el voto

Pablo Casado y Albert Rivera, juntos en el Congreso de los Diputados. EFE

Entre las fórmulas de colaboración que propuso el PP al resto de las fuerzas de centro-derecha en los últimos comicios generales sólo hubo una que fructificó y se saldó en éxito, la de la marca Navarra Suma. Ahora acaricia exportar esa idea para otro territorio, Cataluña, de la mano de Ciudadanos, consciente Génova de su posición subsidiaria con respecto a la formación naranja, pero una forma de aglutinar el voto de centro-derecha tanto en caso de repetición de las generales como de las catalanas, señalan fuentes populares.

Sin desistir de otras modalidades de colaboración, como las listas conjuntas al Senado, donde PP y Ciudadanos podrían haber llegado a duplicar su actual representación de haber concurrido de la mano, creen que la fórmula de Navarra, donde UPN, PP y Ciudadanos se presentaron juntos tanto a las generales como a las autonómicas, es una forma de subsanar la fragmentación del voto que tanto daño les hizo el 28-A.

El presidente del PP, Pablo Casado

politica

Casado apela a todo el centro-derecha para que aglutine el voto al PP en el Senado

Cristina De la [email protected] @delahozm

El líder del PP, Pablo Casado, ha proclamado que el artículo 155 de la Constitución con el que volverá a intervenir la comunidad catalana en caso de gobernar, «no es[…]

De momento, hay dudas sobre incorporar a esa ecuación a la formación de Santiago Abascal, entre otras cosas por las resistencias que, sin duda, pondría Ciudadanos, pero también porque están convencidos en el cuartel general de los populares que buena parte del voto a Vox “regresará” a las  siglas populares en futuras contiendas electorales.

Éxito de la fórmula “Navarra Suma”

Navarra Suma ganó en las elecciones autonómicas con holgura, aunque todo apunta que se quedará fuera del gobierno foral por el pacto de los socialistas de María Chivite con el resto de las fuerzas de la Cámara, que exige, para que prospere su investidura, la abstención de Bildu. La coalición entre UPN, Ciudadanos y PP consiguió 20 escaños seguida de PSN-PSOE (11), Geroa Bai (9), EH Bildu (7), Podemos (2) e Izquierda-Ezkerra (1).

En las generales su resultado fue más discreto aunque consiguió dos diputados de los cinco que reparte esta circunscripción uniprovincial. En todo caso, el balance que hacen los populares de esta experiencia es tan bueno que defienden imitarla en Cataluña. Fuentes territoriales del PP señalan a El Independiente que la unidad de acción con Ciudadanos en Cataluña “es una posibilidad”, que aunque no se ha planteado formalmente al partido de Rivera, algunos de sus dirigentes no son ajenos a este idea de los populares.

En el horizonte también está la posibilidad de elecciones catalanas

Génova sigue centrada en “cerrar los pactos de gobierno” tras las elecciones autonómicas del 26 de mayo, puesto que todavía quedan plazas tan importantes como las Comunidades de Madrid y Murcia, pero no se les escapa tanto la hipótesis de una repetición electoral de legislativas como la posibilidad de que haya elecciones catalanas antes de que acabe el año tras la sentencia de los juzgados en el Tribunal Supremo por la consulta del 1-O y las llamadas leyes de desconexión.

Coincidiendo con este probable doble escenario, el PP piensa en una marca, “Cataluña Suma”, que, aunque “en fase embrionaria” y conscientes de las dificultades -“no lo veo sencillo”, admite un dirigente catalán- está sobre la mesa de la dirigencia popular.

Libro blanco del constitucionalismo

El líder de los populares catalanes, Alejandro Fernández, apuntó en este sentido durante una reciente entrevista concedida a la agencia Europa Press, en la abogó por “un proyecto común constitucionalista” a compartir con Ciudadanos en lugar de la “OPA al PP” que cree que los naranjas hacen a las siglas populares. Ese proyecto común podría vehicularse, dijo, a través de fórmulas de cooperación electoral para “ensanchar la base del constitucionalismo”.

Fernández, que ha puesto en marcha un Libro Blanco sobre Cataluña en Libertad, explica en esa misma entrevista que el “el constitucionalismo nunca ha tenido una estrategia común en Cataluña” y que su intención es que el libro sirva a modo de hoja de ruta de modo que “se pueda sentir cómodo cualquier constitucionalista independientemente de su adscripción ideológica en el eje izquierda-derecha”.

Inés Arrimadas, durante una intervención en la sede de Ciudadanos.

politica

Del 21-D al 26-M: el gran descalabro electoral de Ciudadanos en Cataluña

Cristina De la [email protected] @delahozm

La noche del 21 de diciembre de 2017, Inés Arrimadas celebró una victoria histórica tras las elecciones autonómicas más tensas de la democracia española. Ciudadanos había conseguido una victoria sin[…]

Siendo espectaculares los resultados de Ciudadanos en las últimas elecciones catalanas puesto que, por vez primera, ganó en votos y en escaños un partido no independentista, el escaso, por no decir nulo, rédito que los naranjas sacaron de aquello, se tradujo en unos resultados más que discretos en las generales. Cinco diputados, como en 2016, y quinta fuerza política, a pesar de que Inés Arrimadas encabezó la lista de Barcelona. Peor lo tuvo el PP, con una única representante, Cayetana Álvarez de Toledo, después de dejarse cinco escaños con respecto a las generales del 26-J.

La oferta de ir juntos al Senado si hay generales, sigue sobre la mesa

De  haber ido de la mano, según la teoría de Génova, ambas fuerzas habrían sumado más de esos seis exiguos parlamentarios. Lo mismo aducen en el caso del Senado. El líder del PP, Pablo Casado, ofertó entonces a Albert Rivera compartir las listas a la Cámara Alta. De ese modo, aseguran los populares, los actuales cuatro senadores de Ciudadanos podrían haber sido entre 38 y 40 y el PP haber superado la barrera de los 70, de modo que habrían conseguido incluso superar a los socialistas. Se da por seguro que Casado reiterará su oferta en caso de que la imposibilidad de la investidura de Pedro Sánchez lleve a un adelanto electoral el 10 de noviembre.

En honor a la verdad, los populares tampoco dudaron en negarse a ir con Ciudadanos en la plataforma electoral de Manuel Valls a la alcaldía de Barcelona. Aunque fue aquella una jugada arriesgada, puesto que podrían haberse quedado fuera del ayuntamiento, el PP optó por concurrir con sus propias siglas, para conseguir dos concejales, uno menos del que tenían, aunque la apuesta del ex primer ministro francés tampoco salió bien. Perdieron también un concejal, pasando de seis a cinco, y lo de Valls y Rivera acabó en divorcio a cuenta de la investidura de la hoy alcaldesa Ada Colau y del acercamiento de Ciudadanos a Vox.

Lo cierto es que, en política ha quedado demostrado que uno más uno no son necesariamente dos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Check Also

Sanfermines, entre la seguridad y la emoción

Corredores de los encierros piden cambios a la organización para evitar que el acto princi…