Home TV/Televisión La pesadilla de Dinio para convertirse en padre: sus graves problemas de fertilidad
TV/Televisión - 4 días ago

La pesadilla de Dinio para convertirse en padre: sus graves problemas de fertilidad

Dinio García en un programa de ‘Sálvame’.

Ya no queda nada de ese Dinio García (46 años) díscolo y al que la noche confundía, puede que con demasiada frecuencia. Fueron años de despiporre y de empalmar noches de juerga y delirio. Sin embargo, los excesos han tenido serias consecuencias en el caso de este cubano, al cual los años han hecho mudar, y en la actualidad es un hombre respetable, felizmente casado y con un hijo al que está deseando convertir en hermano. Su vida fluye por páramos tranquilos y, para él, las noches se han convertido en horas de plácido sueño.

Fue precisamente en esa búsqueda de ser padre de nuevo -deseo por el que continúa luchando junto a su mujer- cuando se dio cuenta de que algo en él no estaba bien. Cuenta a JALEOS que llevaba catorce años intentando ser padre y la cosa se resistía: “No lo entendía, no sabía qué podía pasarme”.

Dinio en una imagen de archivo.

Sin embargo, un buen día la clínica Dorsia -“te pido que la nombres, le debo muchísimo”- lo arropó y aconsejó y gracias a ella dio con el diagnostico: “Empecé teniendo azzospermia y acabé con teratospermia”. En otras palabras, espermatozoides inútiles y, más tarde, deformes. Pese a esto, y gracias a una buena medicación, hablamos con un Dinio renovado y que recomienda a los jóvenes que, por favor, no sean tan golfos como él fue. 

Dinio, cuéntenos cuándo se dio cuenta de su enfermedad

Me di cuenta cuando quise ser padre. No podía serlo por la teratospermia. Por ese motivo me llevé 14 años intentándolo hasta que un día me hice una prueba. El urólogo -al que le debo tanto que me emociono- me dio sus mejores consejos. Yo recomiendo que tabaco y alcohol, nada. Todo el que quiera ser padre que trate de evitar el exceso. Yo fui el golfo más golfo de todos los golfos y eso me pasó mucha factura. Hay mucha gente que desconoce todo eso. 

A usted el exceso le perjudicó

Totalmente. Yo recomiendo no pasarse, que beber mucho alcohol y querer una paternidad perjudica a los cromosomas. Yo ahora mismo estoy bien de eso, pero empecé teniendo azoospermia y después teratospermia. Vamos, la primera es ausencia de espermatozoides y la segunda lo mismo me salían con tres cabezas. No era fértil y me hice analíticas. Le debo tanto a la clínica y a su directora Marta y a Amparo…

El cubano en su boda.

¿Quiere lanzarle un mensaje a la juventud en ese sentido?

Lo que me preocupa de la juventud en estos momentos es la fiebre de los esteroides. Los compran por Internet y vienen muy falsificados. Los están comprando en Portugal y vienen con mucha mezcla. Eso te jode de por vida, es irreversible. Lo he aprendido ahora gracias a mi doctor. Son cosas tóxicas que cada vez se ponen los jóvenes más pronto, con 17 años. 

Claro, antes todo esto no existía

Antes no existían esas cosas y ahora el 95 por ciento de las personas que marcan músculo en el gimnasio es por esas cosas. Por eso tienen luego problemas. Yo hablé hace unos días con un compañero de Telecinco -no voy a dar su nombre-, que está buscando ser padre hace mucho tiempo y por el problema de los esteroides no ha podido todavía. Yo ahora porque estoy en normospermia -sin problemas por fin-, pero esa persona lo va a tener más difícil. 

¿Cómo se curó?

Me recetó el urólogo más de 15 pastillas diarias diferentes y me pinchaba cada semana. Me tomé todo para acelerar el proceso, me equivoqué. Hay unas pastillas muy buenas, cuestan 52 euros; me tomé dos diarias durante 3 meses, me hice una prueba y salió que todo bien. Quien quiera hacerse algo, en España hay buenos médicos. Sobre todo, mucha tecnología muy avanzada. 

La clave de todo está en la moderación, ¿no?

Claro, claro, se puede beber pero con moderación. Te digo que esas pastillas no solo me curaron, sino que mis orgasmos ahora son mucho más placenteros y de calidad. Llegó un momento en que el orgasmo no era como debería, ahora me desmayo. En el sexo hemos salido ganando ambos, mi mujer y yo. 

Su proyecto de viagras y su vida ‘limpia’

El cubano en una imagen antigua.

Ahora solo queda un Dinio generoso con sus buenos amigos, un padrazo de tomo y lomo y alguien profundamente enamorado de su mujer, con la que acaba de casarse y de la que solo tiene palabras de amor. Pero del amor no se vive, tampoco del sexo sin rédito: el cubano se encuentra embarcado en diferentes proyectos centrados en dar placer; uno de juguetes eróticos y el otro de alargamiento de pene.

Así lo explicaba hace unos meses el cubano, en exclusiva, a este periódico: “Es una empresa de unos amigos, de familia. Yo solo colaboro. Se nos ocurrió porque en la vida existen problemas de erección. Esas pastillas son muy buenas y siempre que me preguntan ‘Dinio, ¿cómo te funciona?’, digo que muy bien. Yo no las tomo porque voy sobrao, es así. Pero tengo que decir que aun así, cuando las tomas vas más a gusto y seguro. Tienen mucho éxito, todo el mundo me pregunta dónde se pueden comprar, porque todos los hombres terminan cayendo al final”

Además, en aquella entrevista, Dinio abordaba su vida de padre y su distanciamiento de la noche y sus excesos: “La última copa que yo me bebí fue el 31 de diciembre para brindar con mi amigo Pepe. Y el último Marlboro, el mes que viene, día 18, va a hacer dos años. Ni drogarme ni nada. Dije hasta aquí, y hasta aquí. Tomé la decisión cuando vi crecer a mi hijo. Tiene 14 años; por él y por mi mujer, que es súper sana. Esa vida no podía llevarla con 46 años que tengo, aunque parece que tengo 20. Estoy como un chaval”. 

[Más información: Dinio promociona una ‘viagra’: “Son buenas, pero no las tomo porque voy sobrado”]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Check Also

Matthew Sweet: canciones como soles de verano

El músico estadounidense, que está de gira por España, es un grande en la sombra con su po…